La cadencia de tu pedalada.

La cadencia de pedaleo es lo mismo que las revoluciones por minuto en cualquier vehículo motorizado, que en este caso serán las revoluciones por minuto la cadencia que da el ciclista a los pedales. Debemos entender pues, que una optima cadencia nos puede llevar nuestro motor más “ahogado” o “ligero” en función de las revoluciones de las piernas del deportista que va encima de la bici.
 
Para resumir rápido, la cadencia de pedaleo es el numero de veces que un ciclista realiza el ciclo de la pedalada al completo. Es un tema que en la actualidad esta muy discutido entre los ciclistas, ya que hay distintas tendencias si nos fijamos en un pelotón profesional, grupeta de amigos o incluso entre los mejores bikers del momento.
Se tiende a establecer un valor de entre 80 y 90 revoluciones por minuto (rpm) como valor estándar en condiciones neutras: carretera llana, sin viento, en bici de carretera y trabajando en zona aeróbica de nuestro metabolismo.


Hay estudios (Coyle et al. 1991) que nos confirman que a una cadencia baja  (50 – 60 rpm) nos da una mayor eficiencia energética en la producción de potencia y más económica ya que reduce el consumo máximo de oxigeno y hay una disminución de la frecuencia cardiaca. También aparecen más recientemente otros estudios que dicen justo lo contrario, a medida que aumenta la potencia de pedaleo aumenta también esta eficiencia mecánica (Garcia - López et al. 2009).
Esta cadencia puede variar en función de: la edad del participante, la inclinación del terreno donde pasa el deportista, la modalidad, su nivel de flexibilidad del tren inferior y del juego de las articulaciones y tendones de sus piernas o situaciones atmosféricas adversas.
 
En cuanto a su influencia en el rendimiento deportivo nos puede producir más o menos desgaste del deportista y una mayor o menor transmisión de fuerza al pedal y por consiguiente, al ciclo de pedaleo mencionado anteriormente el echo de llevar una cadencia menos o más ligera.
 
Se ha demostrado en diferentes estudios que una menor cadencia de pedaleo hay un mayor reclutamiento de fibras rápidas tipos II, dando una mayor producción de lactato a nivel muscular, que como consecuencia, hay una aparición más temprana de la fatiga muscular al acumularse más rápidamente este lactato en sangre. Por otra parte, también es cierto que una menor cadencia hay un menor gasto cardiaco.
Como opuesto tenemos las cadencias altas o medias (superior a 75 rpm hasta 110 rpm) donde nos puede favorecer el retorno venoso y la recuperación muscular ya que nuestras piernas no soportan tanta carga de trabajo. También es cierto que a más cadencia menos aplicación de fuerza hay en el pedal.

Como consecuencia de estás informaciones, la relación potencia – velocidad formará una parábola invertida donde la máxima potencia se podrá alcanzar en una determinada cadencia. La potencia submáxima la alcanzaremos en distintas cadencias, no solo una como es el caso de la potencia máxima. 

Este torque o otros datos que pueden salir de cada una de nuestras pedaladas en un potenciometro dual se pueden sacar una serie de metricas y informaciones a través del propio Training peaks o ya más avanzado, WKO5.

Torque Este será la fuerza angular que hace girar el pedal y se mide en Newton metro (Nm) como unidad de medida.

GPR (Gross power realised) Es la potencia producida que contribuye al movimiento de la bicicleta (fuerza tangencial positiva).

GPA (Gross power absorved)  Es la potencia producida que no contribuye al movimiento de la bicicleta (fuerza tangencial negativa).

Efectividad del par:  Qué % de la pedalada empujamos en cada pedalada.

Fluidez o smoothnes:  Es la diferencia entre el punto máximo y mínimo de fuerza durante la pedalada.

Eficiencia de pedaleo: La efectividad de empuje de las fuerzas trasmitidas en el pedal.


Todas estos datos se pueden arrojar de cada entrenamiento y cada pedalada que haga un ciclista en sus entrenamientos, con lo cual, se puede mejorar el pedaleo y datos obtenidos en sus salidas o pruebas deportivas.