Periodización en el ciclismo o deportes de resistencia - Cargas Concentradas

Volviendo un poco en el otro artículo que afrontamos hace unas semanas sobre periodización ahora hablaremos de otro tipo de estructura para llegar a los objetivos previstos en una temporada deportiva o ciclo olímpico.
 
El modelo clásico que presentamos anteriormente es el más antiguo y de los primeros modelos que aparecieron para periodizar una temporada deportiva, pero como todos ellos, tiene sus limitaciones.
En este caso hablaremos de cargas concentradas o periodización en bloques.
Primero de todo hay que contextualizar este modelo ya que aparece a finales de los años 80 principios (Issurin V. Et al. 1985) como alternativa a la alta demanda competitiva de aquel momento con muchas competiciones durante la temporada y la necesidad del deportista de poder rendir lo mejor posible en cada una de ellas.  
 
Este tipo de periodización estructura los mesociclos y microciclos de forma concentrada y secuencial, de manera que se trabaja por cada una de ellas uno a tres contenidos del entrenamiento (por ejemplo: Capacidad anaeróbica láctica y fuerza máxima) sin “mezclar” otros dentro de las semanas o meses de trabajo. Estos trabajos se realizan de forma secuencial, durante 2-4 o 6 microciclos hasta llegar a las adaptaciones deseadas para pasar a nuevos componentes del entrenamiento.
 
Los mesociclos y microciclos se organizan de forma que se debe seguir un orden lógico en ellos con las famosas ya palabras de: Acumulación, Transformación y Recuperación donde los contenidos de ellos se deben ajustar a cada tipo de microciclo en función del objetivo marcado.
 
Requiere “poco tiempo” para poner a un buen nivel a un deportista de alto rendimiento, de 9 a 15 semanas con fases o períodos de 3 a 6 semanas trabajando contenidos específicos como hemos comentado antes.
 
Para organizar cada uno de los componentes se produce un aumento drástico de la dosis de carga de cada uno de ellos reduciendo muchas veces el volumen de los entrenamientos con trabajo inespecífico. Por eso, en el modelo de bloques hay una reducción del volumen total de entrenamiento de 10 a 15% en relación al modelo tradicional.
 
En este tipo de planificación también se tienen en cuenta todos los principios del entrenamiento mencionados en el anterior articulo: Sobrecarga, reversibilidad, individualización.
 
Cobra especial interés en este modelo el principio de reversibilidad donde los efectos positivos del entrenamiento pierden su eficacia si no se aplican nuevos estímulos, pero en este caso al ser una carga tan concentrada, este efecto residual de las adaptaciones producidas por el entrenamiento es más largo en la mayoría de las veces que otros modelos de planificación.
 
El efecto residual del entrenamiento será la durabilidad que tienen las adaptaciones en nuestro organismo. Si hay tablas “teóricas” de cuando puede durar cada efecto pero es una respuesta muy individual al entrenamiento, nivel deportivo del atleta, años de entrenamiento…
 
Esta durabilidad dependerá de la cualidad y manifestación física del estimulo aplicado al organismo del deportista, así como los futuros entrenamientos que tendrá que soportar este atleta. Hay que añadir que los que mayor efecto residualhay en nuestro cuerpo es los estímulos al umbral aeróbico (VT1), Máximo Lactato Estado Estable (MLSS) y la Fuerza máxima (F. Max.). Por el contrario, los que menos efecto residual habrá serán los trabajos de Vo2max o Potencia Aeróbica Máxima (PAM), Fuerza explosiva (F. Rápida) y Potencia anaeróbica aláctica.
 
Hay que ver y controlar este efecto residual en el organismo del deportista (post competición principal, bloque de competiciones… ) para iniciar un nuevo ciclo de trabajo.
 
Para concluir, la periodización en bloques delante de un calendario con alta demanda competitiva es una buena solución para afrontar el calendario anual de un o una ciclista y llegar en la mayoría de las competiciones principales en las condiciones óptimas posibles.