¿Qué es realmente el FTP?

Seguramente cuando sales con la grupeta del fin de semana escuchas comentarios de que van cerca de su FTP o que se han “pasado” en la subida de su FTP. Pero ¿Qué es el FTP y para que puede servir? ¿Tan importante es para el rendimiento del ciclista con potenciómetro?
 
Antes que nada, para que haya FTP hay que disponer de potenciómetro, sea para carretera, BTT o CX.
Una vez tenemos el potenciómetro y hemos “trasteado” con él, debemos realizar el test FTP o UPF, para poder determinar nuestro punto de partida en cuando a validación y comprobación de nuestro rendimiento.
Será una medición muy exacta del rendimiento de/la ciclista, con una precisión muy alta.
Dicho esto, expliquemos que es el Test FTP y fisiológicamente que pasa en nuestro cuerpo.
 
La definición del FTP o UPF seria la máxima potencia media que puede mantener un sujeto durante una hora seguida de esfuerzo.
Como sabemos en la literatura científica, nuestro trabajo al umbral anaeróbico, en el mejor de los casos, se describen diferentes casos donde el deportista aguanta sin cesar su rendimiento durante una hora seguida, que en este caso, como hemos dicho, seria nuestro FTP.
Este umbral anaeróbico que ya hablé en anteriores artículos, viene determinado fisiológicamente por nuestra concentración de lactato (aproximadamente 4 mmol/l.)  Con concentraciones superiores a este valor, no podemos sostener el ejercicio tanto rato como una hora seguida, y en concentraciones inferiores, podemos durar mucho más tiempo a esa intensidad, por lo tanto, nuestro Máximo Lactato en Estado Estable (MLEE) se podría relacionar directamente con nuestro FTP en conceptos de preparación del/la ciclista con potenciómetro.
Es más, según los autores Coggan y Allen que fueron los pioneros en su momento, el FTP es la intensidad máxima que un/a ciclista puede sostener durante 60’, lo mismo que correspondería a la intensidad del MLEE que sería entre 55 y 72’ según Pallarés.
 
El protocolo para obtener este FTP varia según la literatura científica, pero en la mayoría de los casos se reduce el test de 20’ justos, ya que psicológicamente una hora seguida a esa intensidad es muy duro para el/la deportista.
Una vez obtenemos el valor medio de wattios de estos 20’, se aplica un factor de corrección, restando un 5% a ese valor medio y de aquí obtenemos nuestro FTP.
Si es cierto que os preguntareis, este UPF o FTP varia mucho durante la temporada? ¿Cada cuando debo realizar un test FTP?
 
El FTP variará mucho en función del grado de experiencia, entrenabilidad y nivel del deportista. Eso es fácil: un deportista que acaba de empezar a entrenar, su FTP cambiará mucho a medida que vaya avanzando la temporada y la carga de entrenamiento vaya aumentando o intensificando.
En cambio, en deportistas experimentados, los cambios que se puedan hacer a nivel de FTP son pocos durante la temporada. Si que se pueden obtener mejores valores haciendo cambios en la planificación (más intensidad o mayor volumen, o más trabajo de fuerza…) pero sus variaciones serán distintas a un ciclista que acaba de empezar su proceso de entrenamiento.
Es evidente pues, que en nuestra periodización deberemos establecer distintos momentos de la temporada para obtener un nuevo valor de FTP y por lo tanto, evaluar el estado de forma del/la deportista.
 
Lo fácil es establecer un primer test antes de empezar el periodo preparatorio, después del periodo preparatorio general, uno antes del periodo competitivo (antes de la primera competición principal) y durante la temporada marcar de dos a cuatro test. Siempre intentar repetir los controles en los mismos puntos de cada temporada, para tener referencias en temporadas anteriores.
 
Es cierto que cuando más veterano, menos controles ya que las variaciones pueden ser poco significativas. En cambio, el deportista joven y con poca experiencia, puede haber grandes cambios en su FTP durante una primera temporada de entrenamiento.
 
Con el FTP podremos establecer las zonas de intensidad de entrenamiento, la individualización de la carga de entrenamiento para cada sujeto.
 
Coggan A. y Allen H. (2006) proponen las siguientes zonas de intensidad en función del valor de FTP – 5% (siempre que sea de 20’ el test)
 
Es evidente que se deben realizar los controles propios para modificar constantemente este FTP y poder entrenar con la máxima precisión posible.
 
El FTP o UPF es una herramienta de control del estado de forma, que nos permitirá saber constantemente como esta nuestro deportista y poder también valorar su FTP en función de su peso corporal (relación w/kg). Donde si esta relación aumenta el valor, el rendimiento del deportista mejorará en subida, en cambio, si el valor se ve reducido por una disminución de forma o aumento de peso corporal, seguramente el rendimiento del/la ciclista será peor en las cuestas.