Rango de esfuerzo percibido o RPE

Vamos hablar sobre el rango de esfuerzo percibido o RPE como un elemento para cuantificador y que nos ayudará a los entrenadores a entender un poco mejor qué esfuerzo ha percibido nuestro deportista.

De entrada es bueno conocer los límites que tiene cada individuo ante la carga de trabajo, a la vez que sabemos que estos límites cada vez más irán creciendo como fruto de la mejora de nuestro estado de forma. Un ejemplo seria que para un ciclista mantener una subida de 25' a 320w en el mes de noviembre cuando inicia su pretemporada no será lo mismo que mantener estos 25' a 345w en el mes de julio en pleno calendario deportivo de pruebas deportivas suyas. 

Es por eso que aparece el RPE o Rating of Perceived Exertion que será un sistema para valorar el esfuerzo o intensidad que ejercemos en un entrenamiento, indiferentemente la disciplina deportiva que practiquemos.

Esta percepción de esfuerzo se debe cuantificar en función de unas tablas, con valores de 1 al 10 en la mayoria de casos (British cycling de la imagen por ejemplo) o escala de Borg (1982) que iria de 6 a 20 para cuantificar los números más altos a los esfuerzos más intensos, a la vez que los valores más bajos los entrenamientos más suaves y ligeros.

En el caso de la tabla de British Cycling donde nos regimos nosotros para que nuestros deportistas cuantifiquen sus entrenamientos, podemos observar unos valores junto con las sensaciones que debería tener el deportista en el entrenamiento. Aún así, esta respuesta serña muy individual de cada atleta y se verá condicionada por la experiencia que tiene el atleta y años de entrenamiento junto con el autoconocimiento de él mismo para cuantificar estos entrenamientos y su percepción.  Aún así, la respuesta que debe dar el atleta siempre debe ser la más sincera posible.

El RPE como hemos dicho anteriormente, se puede utilizar en todos los deportes y para todos (deportista y entrenador) es una forma muy fácil y objetiva de interpretar de forma fácil cada entrenamiento que ha realizado el deportista. Podría ser una forma de cuantificar carga interna de cada sesión junto con otros indicadores que hemos hablado anteriormente en otras entradas (frecuencia cardíaca por ejemplo).

Tener una correcta periodización es clave para llegar lo mejor posible en los eventos deportivos más importantes de una temporada pero también debemos ver como se adapta el atleta y como evoluciona esta escala de percepción de esfuerzo tras cada entrenamiento o semana de trabajo. 

Podemos decir a modo de conclusión pues que el uso del RPE  es un método versátil para medir la intensidad del ejercicio que nos perimitirá individualizar el máximo cada entrenamiento de nuestros deportistas. También esta escala de percepción de esfuerzo nos perimitirá medir la intensidad basándonos en el estado físico de aquel momento del deportista como hemos contado anteriormente.